DEL ESTUDIANTE

Los principios filosóficos de nuestra institución  nos llevan a pensar en un estudiante capaz de reconocerse como persona que constituye y aporta a la convivencia social, destacándose por ser:

  • Humano, único, alegre, justo y emprendedor, formado para la tolerancia y el respeto, buscando cada día  SER MÁS  que  TENER MAS.
  • Solidario, que comparta y apoye la convivencia con el otro, proyectándose a través del servicio.
  • Es protagonista de cambio dentro de su propio desarrollo, preparándose conscientemente en y para la vida  y siendo partícipe de la actividad social en forma autónoma y responsable.
  • Crítico, capaz de ofrecer alternativas de solución frente a las condiciones del medio y además  con capacidad para autocorregirse y ser competente intelectual y afectivamente.

Para concluir, nuestra filosofía institucional considera que es necesario formar a nuestros estudiantes en todos aquellos valores apropiados para la vida y para una sociedad democrática y pacífica.

 

DEL PADRE DE FAMILIA

La Institución Educativa  Loma Linda ante las necesidades de la familia de hoy, precisa de una fuerte interrelación con los padres de familia como agentes de su propia realización, y como meta de este trabajo propone padres que:

  • Hagan de su hogar un santuario propio para la educación de sus hijos.
  • Den testimonio de fe y promuevan la práctica de los valores humanos.
  • Logren un diálogo formativo en el hogar, cultivando las relaciones interpersonales de amor, respeto y cariño.
  • Se preocupe por la capacitación como papás, para poder cumplir con su misión de primeros educadores de sus hijos.
  • Cultiven y propicien las buenas relaciones con los profesores de sus hijos y con otros padres de familia, compartiendo inquietudes y experiencias.
  • Formen a sus hijos en la autoestima, en los valores y en el respeto por la vida por las personas y por la naturaleza.
  • Vivan sus compromisos cristianos de familia y que los proyecten a sus hijos y a su comunidad.
  • En la educación de sus hijos demuestren los valores que facilitan la convivencia social.

 

DEL MAESTRO:

Vive su profesión como una vocación: Goza de competencia científica, calidad humana e idoneidad moral, respaldada  en la rectitud de intención, servicio  del bien común, y virtudes como la honradez, generosidad, orden, perseverancia, fortaleza, sobriedad, justicia; desde este punto de vista tiene un sentido más profundo que va más allá de la profesionalidad.

Posee una visión integral de la persona: Promueve  la riqueza humana en su totalidad: inteligencia, racionalidad, habilidades prácticas, sensibilidades estéticas, sentimientos, afectividad, conciencia moral y responsabilidades sociales.

Educa en la justicia desde la vivencia de la justicia: Da todo lo que es como profesional al estudiante y a la institución; se exige a sí mismo preparación, actualización y formación permanente en aras de ser competente en su ejercicio.  Reconoce la diversidad de sus estudiantes y dosifica la exigencia, los métodos, los medios y criterios de evaluación teniendo en cuenta las diferencias individuales.

Promueve la cultura de la solidaridad:  Actúa con libertad, es decir, con disponibilidad para desprenderse de lo propio, superando el interés exclusivo.  Vive la caridad y da un uso razonable y social a lo que posee.

La riqueza del conocimiento: El educador trabaja por la formación integral del estudiante, tiene el deber moral de trabajar en equipo y desarrollar la capacidad para integrar su área o disciplina propia con la demás áreas.

Se compromete con la comunidad: Valora y cuida el patrimonio cultural de su comunidad.  No puede un maestro hablar mal de la comunidad donde trabaja; de sus gentes y su cultura.  Contribuye a conservar sus bienes fundamentales, enriquecerlos, renovarlos, actualizarlos y mejorarlos.

Es protagonista y autor del currículo: Dentro de su autonomía  actúa de manera Interdependiente y trabaja con otros en la selección responsable de los objetivos valiosos y formativos.

la formación permanente como actitud:  Se preocupa por sí mismo, se dedica tiempo y medios necesarios para su profesionalización.  Aprovecha las oportunidades de actualización.  Es un investigador, con una investigación reflexiva sobre su actividad educativa, en  la labor de enseñar a los estudiantes a aprender a realizar la dimensión ética de la investigación.

El interés por lo afectivo y lo estético: Los sentimientos son camino de la reflexión , del  pensamiento; la teoría y  la imaginación  tienen partido si están unidas al sentimiento, al compromiso afectivo con lo que enseña y con aquellos a quienes enseña.  La estética no se puede quedar en un puro esteticismo o en el hedonismo, porque para la educación hay que acceder a las dimensiones de pensamiento, espiritualidad, a la reflexión como característica singular en el hombre.

Educación ambiental: Pensar en las generaciones futuras, no solo teniendo en cuenta la herencia ecológica, sino también la cultura espiritual, moral, sin matricularse a visiones diferentes a la enseñanza divina.

 

DEL DIRECTIVO – DOCENTE

El perfil general del directivo docente está enmarcada en  una formación sólida en aspectos como:

En el área administrativa para impulsar la calidad y eficiencia de la enseñanza de las  ciencias, las técnicas y las artes, lo que implica cualificar el ejercicio de la educación como profesión.

En lo pedagógico, o sea formar el intelectual de la pedagogía comprometido con el desarrollo cultural  y la identidad nacional, capaz de actuar interdisciplinariamente con otros saberes y con otros sectores sociales.

En lo investigativo.  Ser un investigador permanente de la realidad La Institución Educativa y de la educación a través de un proceso de reflexión, transformación y de producción de saber.  Debe por lo tanto, preocuparse por la renovación de las prácticas profesionales, básicamente, en docencia, investigación y en lo relativo a la administración educativa.

Como trabajador de la cultura.  En este aspecto se espera lograr su identidad como administrativo, en la cual enfoque su formación en una dimensión político - pedagógica - comunitaria de modo que se comprometa con los cambios  que requiera nuestra sociedad, dentro de un estado de derecho y un democracia participativa más justa, libre y autónoma.

Es su compromiso ético y profesional:

  • El diseño, ejecución y administración del currículo en entornos   institucionales específicos.
  • El conocimiento de la situación socio - política y educativa del país, en relación con su visión holística.
  • El conocimiento de las características socio - culturales de los educandos y del contexto en particular, en el cual se desempeño.
Cronograma

Pase el mouse sobre el calendario para ver los eventos