Nuestra InstituciónJustificación

Justificación

El modelo pedagógico de la Institución Educativa  Loma Linda  se caracteriza por ser un sistema PREVENTIVO  GLOBAL donde fundamentalmente la Pedagogía del Amor  es el elemento esencial que permite armonizar los intereses de los diferentes miembros de la comunidad educativa.  Para ello es necesario que la convivencia  se de  en torno al diálogo donde la razón, en su contexto educativo, es el ejercicio de la inteligencia que ayuda a encontrar la claridad en la relación con los demás y consigo mismo.  En esta pedagogía del amor, el maestro da razones en todo momento, no impone, busca antes que nada la persuasión. Ayuda, acompaña al educando en el camino de la AUTODETERMINACIÓN. Así las cosas, desde  el proyecto Comunidades de aprendizaje, se retoma la actuación educativa de éxito Modelo Dialógico de Resolución y prevención de Conflictos que se sustenta  en el diálogo igualitario y la participación solidaria de todos en  busca de consensos que permitan generar un ambiente educativo más armonioso y adecuado.

La pedagogía de nuestra institución al ser razonable se apoya en el sentido común, la sencillez, la libertad, la comprensión, la espontaneidad, la cordialidad y todo aquello que nos acerque como personas unidas por un mismo ideal: FORMAR EN EL AMOR; no significando esto la falta de firmeza y exigencia, sino por el contrario un compromiso que lleve a crecer a la comunidad educativa en beneficio de todos, a empoderarse  de las pautas de convivencia a través de la construcción conjunta y consensuada de la norma, de tal manera que todos los integrantes conozcan y respeten aquellos procedimientos que son adoptados en caso de que las normas sean transgredidas.

Hablar de un sistema preventivo global nos ubica ante un escenario que va más allá de la modernización de la escuela y nos obliga a entrar en la discusión sobre el tipo de sociedad y ser humano que queremos formar.  Nos encontramos con el reto de una nueva escuela con una visión educativa en que las relaciones entre sociedad, educación y desarrollo busquen explicitar un deber ser social y un deber ser individual desde donde se construye y da sentido al aprendizaje de manera significativa.

Esta visión educativa se sustenta en los valores y derechos propios de la persona humana, derecho de cada individuo a su realización como persona, a ser educado en la práctica de valores y principios como la solidaridad, la justicia, la honestidad, la creatividad y la  criticidad. Y de esta forma,  comprender que el aprender responde a una actividad mental  intencionada que se hace manifiesta  en cambios de comportamiento de relativa permanencia; así que  el enseñar no puede ser reducido a explicar muy bien unos contenidos o " una materia “, ni simplemente exponerlos de manera cerrada o dogmática. 

Bajo este direccionamiento y acorde con la sociedad de la información en que vivimos, el aprendizaje depende cada vez más de  las interacciones que el estudiante establece con todas las  personas de su entorno y de la multiplicidad de espacios de aprendizaje y desarrollo. Bajo esta perspectiva, el diálogo y la interacción son vistos como herramientas esenciales para la construcción de nuevos conocimientos. Por tal motivo,   resulta pertinente generar una amalgama con los principios del aprendizaje dialógico:

  • Diálogo igualitario: ocurre siempre que se tienen en cuenta las contribuciones de todas las personas que participan en él. Todos en la institución han tener la misma oportunidad de hablar y de ser escuchados, siendo que la fuerza está en la calidad de los argumentos, en el sentido de lo que se defiende, y no en la posición jerárquica de quien habla. Es decir, todas las contribuciones son válidas, independiente de quién habla y de su función, origen social, edad, sexo, etc.
  • Inteligencia cultural: Todas las personas son sujetos capaces de acción y reflexión y poseen una inteligencia relacionada a la cultura de su contexto particular. La inteligencia cultural considera el saber académico, la práctica y la comunicación para llegar a acuerdos y consensos cognitivos, éticos, estéticos y afectivos. Todas las personas deben encontrar condiciones y medios para expresar su inteligencia cultural en condiciones de igualdad.
  • Transformación: Promover interacciones transformadoras que posibiliten cambios en las propias personas y en los contextos en los que viven. La educación no debe restringirse a una adaptación a la realidad social de cada uno, si no que ha de actuar como agente transformador de esa realidad.
  • Creación de sentido: Significa posibilitar un tipo de aprendizaje que parta de la interacción y de las demandas y necesidades de las propias personas. Cuando la escuela respeta las individualidades de sus alumnos, garantizando su éxito en el aprendizaje, el estudiante finalmente ve sentido en lo que está aprendiendo. Fomentar la creación de sentido mejora visiblemente la confianza y el empeño de los alumnos en la búsqueda de sus realizaciones personales y colectivas.
  • Solidaridad: Creación de situaciones de aprendizaje que privilegian relaciones horizontales, de igualdad, equilibradas y justas. Para superar el abandono escolar y la exclusión social es necesario contar con prácticas educativas democráticas, en las que todos deben participar. Y eso incluye también al entorno de la escuela. Cuando toda la comunidad está involucrada solidariamente en un mismo proyecto, es mucho más fácil transformar las dificultades en posibilidades, mejorando de esa manera las condiciones culturales y sociales de todas las personas.
  • Dimensión instrumental: El acceso al conocimiento instrumental, venido de la ciencia y la escolaridad, es esencial para operar transformaciones y actuar en el mundo actual. Cuando hablamos de dimensión instrumental, hacemos referencia al aprendizaje de instrumentos fundamentales como el diálogo y la reflexión, y de contenidos y habilidades escolares esenciales para la inclusión en la sociedad actual.
  • Igualdad de diferencias: Más allá de la igualdad homogeneizadora y de la defensa de la diversidad, que no tiene en cuenta la equidad, la igualdad de diferencias es la igualdad real, en la cual todas las personas el mismo derecho de ser y de vivir de forma diferente y, al mismo tiempo, ser tratadas con respecto y dignidad.

En este orden de ideas nuestro modelo pedagógico justifica su esencia en el ejercicio de  formar hombres  y mujeres de bien que se ubiquen en una sociedad donde la cultura de la paz presente propósitos coherentes con las necesidades de desarrollo y progreso de nuestro contexto socio- cultural, conscientes  que el estudiante es un ser activo y emprendedor, capaz de descubrir y crear su propio saber, constituyéndose en el centro del proceso de aprendizaje que le permite día a  día  crecer no sólo a nivel de conocimientos, sino también en todos aquellos valores y principios que son esenciales para el mejoramiento de su calidad humana.

Cronograma

Pase el mouse sobre el calendario para ver los eventos